En octubre del 2014 nos llegaba la noticia de que Morrissey estaba llegando al final de una seguidilla de tratamientos contra un cancer que le hizo cancelar varias fechas de su gira de forma inevitable. Meses atrás había visto la luz World Peace Is None Of Your Business, su último trabajo hasta la fecha lanzado via Harvest Records. En el medio de todo esto: peleas con la empresa discográfica, abogados, despidos y un artista que parece revitalizarse con cada problema que le toca vivir.

Mientras que en una reciente entrevista contaba como los últimos tratamientos contra la enfermedad lo tenían bastante más rezagado de lo habitual, el sitio True To You reveló las fechas de una gira mundial que por ahora incluye Asia, Oceanía y Norteamérica. A esto hay que sumarle los planes para relanzar su último disco con alguna otra discográfica, siempre y cuando logren cerrar un acuerdo coherente.

Y ese es el problema que enfrenta el ex The Smiths hace años: los sellos le cierran la puerta en la cara. Difícil de creer si consideramos la trayectoria artística que carga en su espalda, pero de fácil comprensión si tenemos en cuenta de que para la industria discográfica actual Moz es como un dinosaurio en vías de extinción.

Nada mas lejos de la realidad si tenemos en cuenta de que se encuentra componiendo un nuevo disco y que de alguna forma u otra encontrará la forma de que llegue a nosotros:

“No es posible conseguir un contrato discográfico, así que lo grabamos por nuestra cuenta mientras buscamos un distribuidor que pueda encargarse de hacerlo circular mundialmente. Hubo un tiempo en que la industria musical servia al artista, pero ahora el artista debe servir a la industria…y es por eso que ahora todo carece de sabor”.

A continuación, la tapa de la reedición de World Peace Is None Of Your Business:

unnamed_2